TAI CHI: DISCIPLINA ESPIRITUAL

Un significado literal de las palabras “Tao Te King”, el título del texto que es la base del Tai Chi Chuan, es que “Tao” es el principio supremo o divino, y “Te” es el comportamiento que expresa ese principio, “King” significa “libro”, así que todo junto, “Tao Te King” significa “el libro sobre el principio supremo y cómo uno debe vivir en relación con él”.

El estudio del Tai Chi Chuan no puede calificarse como entrenamiento religioso, pero el estudio de nuestro Tai Chi Chuan es fundamentalmente el estudio del Tao.

Lao Tze dijo: “No puedo ni empezar a definir este Tao, está más allá de mi capacidad o de la cualquier otro que lo defina. Sin embargo, si me apuras por un término para llamarlo de algún modo, le llamaría Madre”.

Aunque el Tao es demasiado maravilloso para que lo definamos, su aspecto femenino es la clave de Te, el modo de conducta basado en el Tao. A través de la práctica del Tai Chi uno se vuelve más receptivo y sensible, esencialmente más suave. En la línea del Tao, esta suavidad es la expresión última del modo en que vivimos.

Nuestro chuan (arte marcial) es un sendero maravilloso hacia el Camino, un Tao que nos lleva al Tao. Ante todo, es necesario comprender que el único oponente real que existe está dentro de cada uno de nosotros. Todos un campo de batalla entre la verdad y la ilusión, entre la fe en el Principio Supremo y la fe en el caos.

El Chuan nos proporciona un juez excelente en el debate crucial entre tu corazón, que está en compañía del Tao, y tu mente programada, que es la representación del materialismo caótico. Tu corazón dice: “la forma de vivir tu vida, el reflejo del Tao, tiene que ser suave, cariñosa y pacífica”. De tu mente surge un contraargumento: “suavidad, cariño y paz son un juego de tontos. Si quieres abrirte camino en el mundo, tienes que ser duro. El mundo es un lugar cruel y frío, de modo que tiene que procurar ser el “Número uno”: matar o ser matado”.

El chuan listo para sentencia. Éste determina que es la dureza lo que es un juego de tontos. Te demuestra que si realmente quieres abrirte paso en el mundo, la suavidad, la sensibilidad y la paz son el mejor camino. (…)

El chuan nos enseña cómo funciona el Tao. Ante todo, tenemos que abandonar la necesidad de controlar y manipular. No hay en la Forma ninguna postura que sea para bloquear o agarrar. Mientras practicas la Forma y te imaginas las aplicaciones, sé consciente de que no haya “bloqueos”; nunca oponemos la fuerza con la fuerza. Más bien, utilizamos “cien gramos para desviar quinientos kilos”. (…)

A nivel psicológico, el miedo actúa como una necesidad para estar siempre controlan y no confiar en el fluir de los acontecimientos. Es una tensión esencial que bloquea el beneficio del chi en nuestros cuerpos y en nuestras vidas. Tenemos que dejar nuestra necesidad de controlar para experimentar la plenitud, la salud y la alegría. El Tai Chi no sólo nos aconseja esa verdad, nos da una experiencia viva de ella.

La puerta a lo milagroso. Exploraciones adicionales en el Tao de Cheng Man Ching. Wolfe Lowenthal.

Entradas destacadas
Entradas recientes